Hace muchos años vivía una niña muy buena en un pueblo muy pequeño. En el otro lado del pueblo vivía una bruja muy mala. La niña se acercó un día por su casa porque no sabía como era la bruja y como la bruja era muy mala le echó una maldición.

Cuando la niña creció se volvió tan mala como ella. A los habitantes del pueblo les hacia daño, les decía cosas muy malas, les quitaba el oro que tenían etc.

Un día fue un niño se le acercó y le dijo:  

— Yo sé tu historia,  lo que te pasó cuando eras una niña como yo ahora, por eso todos queremos ayudarte, a ver si así conseguimos que nos dejes vivir en paz,  y  que aprendas a convivir con nosotros.

El niño se lo dijo llorado y la bruja se acordó de cuando ella era una niña. Desde ese día la bruja intentó ser buena.

Moraleja:

Así es como las brujas de los cuentos, si las ayudamos,  poco a poco se van volviendo buenas

 

    AUTORA: Salomé Clavería